La superestrella LeBron James y otros deportistas expresaron su indignación por la muerte de un hombre afroamericano tras una violenta detención en Minnesota.

Cuatro policías de Minneapolis fueron despedidos gracias a un video en el que se ve cómo un policía apretar con una rodilla el cuello George Floyd, quien posteriormente murió en el hospital.

LeBron James, líder de Los Angeles Lakers de la NBA, publicó en Instagram la foto del policía con su rodilla sobre el cuello de Floyd.

La foto está acompaña por otra con la exfigura del fútbol americano Colin Kaepernick arrodillado durante el himno nacional estadounidense antes de un juego.

Por la acción en la protestaba contra la brutalidad policial y la injusticia racial, Kaepernick fue condenado al ostracismo en la NFL y no ha podido jugar un solo partido en cuatro años.

«Esto… es el por qué«, escribió James subrayando el contraste entre las dos fotografías. «¿Lo entiendes AHORA o todavía está borroso para ti?«.

Otra de las figuras deportivas que se pronunció sobre el escándalo fue el entrenador de los Golden State Warriors, Steve Kerr.

«Esto es un asesinato. Asqueroso«, escribió Kerr en Twitter. «En serio, ¿qué demonios pasa con nosotros?»

«¡Cómo podemos sentirnos seguros cuando aquellos que nos tienen que proteger nos están matando! ¿Cuándo las minorías serán libres para ser estadounidenses en Estados Unidos?«, dijo DeMarcus Lawrence, jugador de los Dallas Cowboys de la NFL.

Un portavoz policial afirmó que Floyd se había resistido a ser arrestado por un delito de falsificación.

La familia del fallecido, de su lado, denunció un uso «excesivo e inhumano» de la fuerza y acusó a la policía de racismo.

El caso fue comparado con el de Eric Garner, un afroamericano que murió asfixiado durante su arresto por policías blancos en Nueva York en 2014.

Aquel escándalo contribuyó al nacimiento del movimiento Black Lives Mat.