El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, negó que haya pedido asilo en España, adonde llegó el pasado 18 de noviembre, ni ve definitivo su estancia en el país, ya que dependerá del análisis que haga con otros opositores sobre dónde es más útil al pueblo venezolano.

Indicó que tiene pendiente una reunión con autoridades españolas sobre cuál va a ser su estatus jurídico, en caso de que resuelva quedarse.

Además, demandó una “reglamentación” que ayude a “regularizar” a miles de venezolanos que llegaron a España forzados por la situación política y económica.

Preguntado sobre si la oposición venezolana está dividida, Ledezma calificó de “normal” que haya posiciones diferentes y precisó que la oposición sale adelante cuando actúa con coherencia, por lo que reclamó un “liderazgo colectivo sólido” sin caer en personalismos.

Consideró un “diálogo falso” las conversaciones entre la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y el Gobierno del presidente Nicolás Maduro que se llevan a cabo en Santo Domingo.

Y se preguntó cómo es posible que el Gobierno venezolano condicione la celebración de elecciones transparentes al levantamiento de las sanciones internacionales, dado que la oposición no puede comprometerse a eso.

Redacción Internet – CM&