La Policía española liberó a nueve mujeres colombianas y venezolanas que eran obligadas a prostituirse en Alicante.

Además, detuvo a diez personas de una organización dedicada presuntamente a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y tráfico de drogas.

En la operación se efectuaron cuatro registros, en los que se encontró documentación, dinero, estupefacientes, relojes de alta gama, una pistola simulada y una placa identificativa policial, informaron las fuerzas de seguridad.

Los agentes detectaron un local con licencia de hotel que se encontraba abierto cuando debía de permanecer confinado.

En el inmueble localizaron a cuatro mujeres y los investigadores sospecharon que podían estar siendo víctimas de trata de personas, por lo que iniciaron las primeras averiguaciones y confirmaron que se trataba de una organización dedicada a la explotación sexual de mujeres extranjeras.

Varias de estas víctimas declararon ser captadas en Colombia y Venezuela con la promesa de un trabajo en España.

Publicidad

Las mujeres tenían en sus países de origen hijos a cargo, se encontraban sin trabajo y sin perspectiva de conseguirlo.

La organización las llevaba a España, donde las obligaban a ejercer la prostitución para pagar la «deuda» contraída por el viaje.

Las jóvenes vivían confinadas en una habitación del mismo local en el que eran explotadas y debían estar disponibles todo el día. También eran amenazadas y utilizadas para vender droga a los clientes.