El canal de televisión Local 10, de Miami, informó de la liberación de su periodista Cody Weddle, detenido supuestamente por la contrainteligencia militar venezolana.

Weedle se encuentra ya en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, que sirve a Caracas, a la espera de abordar un avión con regreso a Estados Unidos, señaló el citado medio.

Funcionarios del Gobierno venezolano habían liberado con anterioridad, esta misma tarde, al venezolano Carlos Camacho, asistente del reportero estadounidense.

Juan Guaidó, jefe del Parlamento venezolano que se proclamó presidente interino de su país y es reconocido por numerosos Gobiernos, entre ellos el de Estados Unidos, había exigido la liberación de Weddle, cuya detención tachó de «secuestro», agregó el medio.

Agentes del servicio de inteligencia venezolano entraron por la mañana en el apartamento de Weddle en Caracas y le trasladaron junto con Camacho a la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), donde fueron interrogados.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, había pedio la liberación «inmediata» de Weddle, y en el mismo sentido se pronunció el Departamento de Estado de EE.UU.

Weddle, que reside en Caracas desde 2014, trabaja para el canal en inglés de Miami WPLG Local10 (Canal 10) informando sobre la crisis política en Venezuela. Camacho, su ayudante, es de nacionalidad venezolana.

Publicidad

Las denuncias de abusos contra periodistas han aumentado después de que en enero pasado se disparara la crisis política en Venezuela con la decisión del jefe del Parlamento, Juan Guaidó, de proclamarse como presidente interino del país al considerar ilegítimo a Nicolás Maduro.

La semana pasada, un equipo del canal hispano Univisión fue retenido durante más de dos horas en el palacio presidencial de Miraflores tras una entrevista realizada al presidente Nicolás Maduro.

El presentador estrella de la cadena, Jorge Ramos, y su equipo de producción, que fueron deportados al día siguiente de ser retenidos, denunciaron que las autoridades robaron sus equipos y la entrevista hecha a Maduro.