Como si fueran el hambre y las ganas de comer, el líder del Brexit y Donald Trump se reunieron para sellar una unión que apacigüe el impacto económico de la impopularidad en ambos lados del Atlántico.