Khloie Torres, una menor de diez años, llamó a la Policía mientras estaba encerrada con el tirador, Salvador Ramos, en la escuela de Uvalde.

La menor ruega a la operadora que le contesta para que la policía llegue a su salón, ya que su maestra, una de las víctimas mortales, Eva Mireles estaba herida.

Le recomendamos leer: Fue hasta el colegio, se fue a golpes con alumno que le hacía bullying a su hijo

“Sé cómo gestionar estas situaciones, mi padre me enseñó cuando era pequeña, envíen ayuda por favor, algunos de mis maestros están vivos, pero les dispararon”, se escucha en la llamada conocida por CNN.

La niña explica que sus compañeros no la escuchan y que no quieren hacer, silencio; sumado a esto, Khloie confirmó que el tirador seguía activo; sin embargo, la Policía no reaccionó.

Esta llamada es otra muestra de la mala reacción de las autoridades en el caso, pues si se hubiera seguido el protocolo de “tirador activo” la Policía habría tenido que entrar inmediatamente después de que la operadora remitiera el mensaje de la pequeña Khloie.

Tras la llamada, trascurrieron 38 minutos para que los oficiales ingresaran y dieran de baja a Ramos.