El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó que se izaran las banderas a media asta tras conocerse el fallecimiento del senador John MacCain, pero en menos de 48 horas revirtió la decisión y las banderas regresaron a la punta del mástil de manera regular.

Hace unas horas la Casa Blanca nuevamente cambió su instrucción: determinó que volverían a estar a media asta, por lo menos hasta el día del entierro de Mccain.

Esta actitud ha despertado indignación en familiares y amigos del senador, y en figuras de la política y ciudadanos en general, así como en asociaciones de veteranos de guerra.

La púnica reacción del mandatario fue un mensaje de condolencia en Twitter, pero la Casa Blanca no publicó oficialmente un comunicado en honor al veterano de Vietnam, que fue prisionero de guerra por más de cinco años.