Varios estados del centro y oeste de Estados Unidos se han visto afectados por fuertes tormentas y vendavales que tienen inundadas varias poblaciones. Al menos cinco personas han muerto por el temporal.

Más de 70 ríos están desbordados y cerca de 250 presentan un nivel por encima del habitual debido a las copiosas lluvias que han azotado varios estados de Estados Unidos, desde Wisconsin e Illinois hasta Ohio, Texas y Luisiana.

Un sistema de tormentas provocó que en algunas zonas cayeran más de 70 centímetros de agua, provocando que muchos de los afluentes alcanzaran su nivel más alto en 20 años, inundando ciudades como Cincinaty, East Lansing y Louisville.

Las autoridades declararon el estado de emergencia en Ohio y en numerosas poblaciones del centro y suroeste del país los habitantes evacuaron voluntariamente sus viviendas, mientras que las escuelas cancelaron las clases.

Las precipitaciones han estado acompañadas de tormentas eléctricas y tornados que destruyeron casas y generaron afectaciones en comercios y el tránsito vehicular.

Según el Servicio Meteorológico Nacional, el temporal alcanzará su punto más álgido entre el miércoles y el jueves, afectando a Arkansas, Tennessee, Kentucky, Mississippi, Alabama y Georgia.