Impresionantes imágenes de un grupo de camellos que luchan para no ser arrastrados por la corriente deja un fuerte temporal que inundó un desierto en Arabia Saudita. Medios locales informaron que en un día llovió lo mismo que en seis años.

Por su parte, las autoridades informaron que las torrenciales lluvias afectaron principalmente a Riad, capital saudí, donde algunas áreas desérticas se convirtieron en lodazales.

Esto ocurre justo cuando las fuertes precipitaciones también han golpeado otras zonas de Medio Oriente; entre ella Jordania donde el fenómeno meteorológico dejó más de una decena de muertos y miles de evacuados.