Diez personas han sido detenidas en Francia en las últimas horas, después de que un profesor que había mostrado a sus alumnos unas caricaturas del profeta Mahoma fuera decapitado el viernes a las afueras de París por un joven de 18 años de origen checheno.

El crimen, calificado rápidamente de «atentado islamista» por las autoridades, ha conmocionado a Francia y este miércoles se rendirá un homenaje nacional al profesor, anunció el sábado el Elíseo.

El asesinato de Samuel Paty, un maestro de Historia y Geografía, de 47 años de edad, sucedió en plena calle, cerca de la escuela donde trabajaba, en Conflans-Sainte-Honorine.

Después del ataque, la Policía intentó detener en la zona a un hombre armado con un cuchillo que los amenazó, lo cual hizo que los oficiales abrieran fuego y el presunto agresor murió.

Su identidad fue confirmada este sábado. Abdullakh A. tenía 18 años, había nacido en Rusia pero era checheno y no tenía antecedentes penales, aunque sí había cometido algún delito menor.

Publicidad

Hasta el momento se ha detenido a cuatro familiares del agresor (sus padres, su abuelo y su hermano menor de edad) y a otras seis personas.

Entre ellas, un militante islamista muy activo, Abdelhakim Sefrioui, así como el padre de una alumna del instituto en el que trabajaba la víctima, con el que había tenido una discusión tras haber mostrado las caricaturas de Mahoma en una clase centrada en la libertad de expresión.

– «No pasarán» –

El presidente Emmanuel Macron acudió inmediatamente al lugar del asesinato y pidió a «toda la nación» que se uniera en torno a los profesores para «protegerlos y defenderlos». «No pasarán. El oscurantismo y la violencia que lo acompaña no ganarán», dijo el mandatario.

Rodrigo Arenas, copresidente de la FCPE, la mayor asociación francesa de padres de alumnos, confirmó que recibió hace algunos días un informe de «un padre extremadamente enfadado» porque en la clase de su hija se había mostrado una caricatura de Mahoma en clase.

Según Arenas, para evitar herir la sensibilidad de algunos, el maestro habría «invitado a los estudiantes musulmanes a salir del aula» antes de enseñar la imagen del profeta agachado, con una estrella dibujada en sus nalgas, y la inscripción «nace una estrella».