Reino Unido decretó la máxima alerta en Londres tras detectar una «nueva variante» de la COVID-19 que se propaga con gran rapidez en la capital y el sur de Inglaterra.

Así pues, bares, restaurantes y ‘pubs’, serán obligados de nuevo a cerrar sus puertas, salvo para entregas a domicilio.

El Gobierno de Boris Johnson ha decidido volver a imponer sobre la capital, Londres, donde residen nueve millones de personas (doce si se cuenta el área metropolitana), el nivel máximo de confinamiento a partir del miércoles.

El disparado aumento de las infecciones en la última semana, que ha registrado 24.000 casos en la ciudad, ha convencido a Downing Street de la necesidad de imponer nuevamente el llamado Tier 3 (nivel 3, de alerta muy alta) tanto en la metrópoli, como en algunas zonas del sureste de Inglaterra como Essex, Kent o Hertfordshire.

Vea también: (Video) La heroica acción de un hombre que le dio por hacerse cargo de 480 gatos

Hasta el momento se han identificado más de mil casos de esta nueva variante, especialmente en el sur de Inglaterra, y las autoridades británicas ya lo han notificado a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con las nuevas medidas no podrá haber ningún tipo de reunión social bajo techo y sólo se permitirán encuentros entre gente de diferentes hogares en el exterior, y con un máximo de seis personas.