La mayoría de los efectos secundarios registrados tras administrar la tercera dosis de la vacuna covid-19 son leves o moderados, y se producen con la misma frecuencia que después de la segunda inyección, indica un estudio estadounidense difundido el martes por CNN.

Los datos del informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) provienen de 22.191 personas inscritas en una aplicación de seguridad de vacunas para teléfonos inteligentes y que recibieron una dosis de refuerzo entre el 12 de agosto y el 19 de septiembre.

Lea más: EE. UU., sin fondos para pagar salarios oficiales: se enfrenta a un nuevo cierre de Gobierno

En este lapso, se autorizaron terceras dosis para personas inmunodeprimidas, pero no para la población en general.

“La frecuencia y el tipo de efectos secundarios fueron similares a los observados tras las segundas dosis de la vacuna, y fueron en su mayoría leves o moderados y de corta duración”, dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en rueda de prensa.

Lea también: Hacen falta cerca de 30 mil mujeres embarazadas por vacunar en Bogotá

De los 22.191, casi 7.000 personas (casi el 32%) informaron haber tenido algún impacto sobre la salud; más de 6.200 (cerca del 28%) declararon que no podían hacer sus actividades cotidianas normales, especialmente al otro día de la vacunación.

Los efectos secundarios más frecuentes fueron dolor en el lugar de la inyección (71% de los participantes en el estudio), fatiga (56%) y dolor de cabeza (43%). Alrededor del 28% declaró ser incapaz de realizar sus actividades diarias normales, normalmente al día siguiente.

Mire más: El descaro de un vendedor informal vendiendo pornografía infantil en el centro de Bogotá

Alrededor del 2% de los participantes solicitaron atención médica y el 0,1%, es decir, 13 personas fueron hospitalizadas.

De las 12.591 personas a las que se le hizo un seguimiento de cómo se sentían después de cada dosis de vacuna de ARNm, el 79, 4% informó de una reacción local (dolor, enrojecimiento en el lugar) a la tercera inyección y, el 74,1% de una reacción sistémica (puede manifestar estornudos, urticaria o síntomas más graves).

Quizás le interese: Personería de Bogotá denuncia que Policía sigue haciendo detenciones en sitios prohibidos

Estos efectos fueron similares a los registrados después de la aplicación de la segunda dosis cuando el 77,6% reportó reacciones locales y el 76,5% reportó reacciones sistémicas.

“Las dosis de refuerzo de covid-19 parecen ser seguras y las personas experimentaron reacciones similares, de leves a moderadas, a la vacuna”, afirmó el informe.

Mire también: Líos legales enfrentaría influencer caleño por broma en la que persigue y “acosa” personas

La semana pasada, las agencias sanitarias estadounidenses ampliaron la autorización de la dosis de refuerzo de Pfizer a los mayores de 65 años, a los que tienen entre 18 y 64 años con una enfermedad subyacente, como la diabetes o la obesidad, y a los que están especialmente expuestos al virus debido a su trabajo o al lugar donde viven.

Los CDC advirtieron que su informe tenía ciertas limitaciones. Entre ellas, el hecho de que la inscripción a la aplicación para teléfonos inteligentes llamada “v-safe” era voluntaria y que el porcentaje de participantes blancos era mayor que en la población nacional. 

Vea más: Protestas en Bogotá dejaron al menos 25 capturados y 31 heridos

Durante el periodo de estudio, algunas personas no inmunodeprimidas pueden haber recibido un refuerzo, por lo que los resultados no pueden relacionarse de forma fiable solo con las personas inmunodeprimidas.