La salida de Pedro Pablo Kuczynski se da luego de que un congresista de la oposición peruana revelara varios videos en que algunos de sus colegas e incluso funcionarios gubernamentales le ofrecen dádivas a cambio de votar en contra de la destitución del mandatario que se discutiría mañana.

Moisés Mamani, legislador del opositor partido Fuerza Popular, liderado por Keiko Fujimori, fue quien reveló cuatro videos en donde se observa un presunto intento de soborno para que se opusiera a la destitución de Kuczynski, tema que discutiría el parlamento por segunda vez en tres meses.

“Hoy tengo pruebas que prueban que el gobierno compró a los miembros del Congreso para mantenerse en el poder”, indicó Moises Mamani.

En las grabaciones también aparece Kenji Fujimori, junto con varios congresistas, ofreciéndole a Mamani obras públicas a cambio de los votos.

Los parlamentarios aseguran que recibieron obras tras apoyar a Kuczynski en la primera sesión de vacancia realizada en diciembre pasado, en la que el mandatario se salvó con la abstención de los disidentes del fujimorismo, encabezados por Kenji.

De hecho, después de esta primera votación, PPK otorgó un indulto humanitario al padre de Kenji, el expresidente Alberto Fujimori, acrecentando los rumores de pactos irregulares en su administración.

A través de la primera ministra, Mercedes Aráoz, el gobierno negó su implicación en estos hechos, no obstante, el peso de las acusaciones pareció ganarle el pulso Kuczynski.