Nuevas sanciones “más amplias y fuertes”, al gobierno venezolano al que acusó de ser “una amenaza para la paz y la seguridad internacional”, pidió el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro a la comunidad internacional.

“Las sanciones son la herramienta diplomática más fuerte que tenemos, así que pido a los Estados que introduzcan más sanciones, más amplias y más fuertes contra este régimen. Las sanciones no harán daño a la gente de Venezuela, sino a los bolsillos de aquellos que se apropian del dinero que queda”, dijo Almagro.

Agregó que “la sanción más terrible para el pueblo venezolano serían seis años adicionales de represión y dictadura, de hambre, de enfermedad y de privación de sus derechos humanos”.

De esa manera, se refirió a la posibilidad de una reelección del presidente Nicolás Maduro en las comicios que ha convocado para abril próximo.

El funcionario de la OEA pidió a los países no seguir escudándose detrás del principio “de no intervención para seguir mirando a otro lado mientras este régimen elimina los derechos de sus ciudadanos”. Por el contrario, los instó a “utilizar todos los instrumentos a su alcance para poner fin a esta opresión”.

“Venezuela es una amenaza para la paz y la seguridad internacional. Ningún país debe ignorar lo que pasa en Venezuela ni ser complaciente”, concluyó.