Tras sus primeros días en prisión, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva envió un mensaje a los cientos de seguidores que piden su libertad, asegurando que está “tranquilo” pero “indignado”.

En su mensaje Lula indica que continúa “confiando en la Justicia” y que por eso está “tranquilo”, pero también señala que está “indignado como todo inocente se indigna cuando sufre una injusticia»

La carta fue leída por la presidenta del Partido de los Trabajadores y senadora Gleisi Hoffmann, a cerca de 500 manifestantes que están acampando cerca a la sede de la Policía Federal en Curitiba, donde se encuentra la celda en que el exmandatario está recluido desde hace nueve días para cumplir 12 años de prisión por corrupción.

El exmandatario también tiene esperanza, especialmente luego de que se conociera que el Supremo Tribunal Federal de Brasil discutiría una moción que presentó su defensa para que sea puesto en libertad.

El recurso, enviado al juez Edson Fachin, busca revocar una decisión del 2016 que permite encarcelar a los acusados una vez que sus condenas sean confirmadas en segunda instancia a pesar de no haber agotado todas las etapas de apelación, circunstancia que permitió el arresto del antiguo mandatario.