Una madre sufrió lo inimaginable por la muerte de sus dos hijos, quienes se pensaba habrían muerto en tragedias separadas, pero la terrible verdad salió a la luz, su pareja y el padre de los pequeños habría sido el responsable de sus muertes, uno de dos años y otra de 24 días de nacida, en un intento de hacer que la mujer se quedara con él.

Laura Gray, quien habla por primera vez con el medio británico The Mirror, sobre el aterrador caso, dice estar atormentada por la manera en que murieron sus hijos y de no haberlos podido proteger de su pareja, Jordan Monaghan.

“Siempre me siento culpable (…) Llevo eso conmigo todos los días. Lo llevaré conmigo por el resto de mi vida”, afirmó la madre.

Lo más visto: (Video) Conmoción por el macabro hallazgo de dos cadáveres colgados de un puente

La bebé de 24 días, Tiny Ruby, fue asfixiada en su cuna y ocho meses después, el padre también mató a su hijo Logan de 2 años asfixiándolo en los vestuarios de una piscina local.

Los médicos dictaminaron que Ruby tenía neumonía, mientras que la causa de la muerte de Logan no fue concluyente, por lo que la madre de ambos nunca sospechó que sus hijos habían muerto a manos de su propio padre.

Sin embargo, años después el hombre fue arrestado bajo sospecha del asesinato de otro menor y allí se descubrió que había también asesinado a sus dos hijos. Lastimosamente, mientras estaba bajo fianza, también asesinó a su novia de 23 años.

El hombre fue declarado culpable de tres cargos por asesinato y dos cargos de intento de asesinato de un niño no identificado. Fue encarcelado por un mínimo de 40 años.

Vea también: ¿Quién era Drayke Hardman, el niño de 12 años que se quitó la vida tras sufrir bullying de un compañero?

¿Cómo ocurrieron los crímenes de los dos pequeños?

Inicialmente, se conoció que Monaghan había tratado de asfixiar a Ruby unos días antes de su muerte.

La madre estaba doblando ropa cuando el hombre empezó a gritar, y al Laura bajar a ver que sucedía, lo vio sosteniendo a Ruby, que luchaba por respirar.

La bebé permaneció tres días en el hospital. Pero, un día antes que le dieran de alta, Jordan Monaghan la mató.

“Me desperté en las primeras horas con Jordan gritando que no estaba respirando. Corrí escaleras abajo y pude ver, en el momento en que la miré, que se había ido”, afirmó la madre.

La investigación del crimen, en un primer dictamen, atribuyó la muerte a una neumonía bronquial aguda.

Conozca más: Las dolorosas y últimas palabras de una niña antes que su madre la estrangulara hasta la muerte

Luego de la muerte de la bebé, la tensión entre la pareja aumentó, tras descubrirse que el padre era adicto al juego y no estaba pagando las cuentas.

Por lo anterior, Laura le dijo a Jordan que debían terminar la relación y le pidió que se mudará.

Al día siguiente, el padre mató a su hijo de 2 años tras llevarlo a los baños de natación locales y asfixiarlo en los vestuarios.

Posteriormente, lo llevó a la casa en su coche con la cubierta para la lluvia puesta, con el pretexto que estaba dormido, pero en realidad estaba muerto.

“Jordan me dijo que despertara a Logan mientras salía a buscar una pizza (…) Se veía igual que Ruby. Jordan probó RCP, cubriendo lo que había hecho y montando un espectáculo, sabiendo que ya estaba muerto. Estaba conmocionado, absolutamente devastado”, afirmó la madre.

Lea además: Madre de Miss USA 2019 reveló la razón por la que su hija se habría quitado la vida

Monaghan dio entrevistas escalofriantes, hablando de la angustia de su familia por perder a sus dos pequeños hijos, suplicando “respuestas”, por su parte, la angustiada madre sufrió una crisis nerviosa y tuvo que recibir ayuda psiquiátrica.

“Él sabía que teníamos problemas y creo que lo hizo (los asesinatos) para unirnos más, sabiendo que me apoyaría en él. Y lo hice. Me apoyé en él, y él sabía que lo necesitaba. Era una cosa de control”, afirmó Laura.

Por último, la lápida en la tumba de Ruby tiene escrita la frase: “Todo nuestro amor, mamá y papá”… Laura no tenía ni idea en ese momento que el propio padre de la pequeña era el responsable.

“Visito las tumbas todas las semanas y es extremadamente doloroso para mí verlo. Ahora estoy buscando formas de eliminar la palabra “papá”, aseguró la madre.