El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció un plan de racionamiento eléctrico que se prolongará durante 30 días, en medio del agravamiento de los apagones masivos que se producen desde el pasado 7 de marzo.

«He aprobado un plan de 30 días para ir a un régimen de administración de carga, de equilibrio entre el proceso de generación, los procesos seguros de transmisión y los procesos de servicio y consumo en todo el país, poniendo énfasis en garantizar el servicio de agua», dijo el mandatario venezolano.

Acompañado por sus ministros y el alto mando militar, Maduro transmitió un mensaje en cadena de radio y televisión obligatoria, aunque reconoció que muchos venezolanos no lo podían ver porque seguían sin electricidad.

El racionamiento anunciado por Maduro es semejante a los aplicados en el estado petrolero de Zulia, golpeado desde hace una década por cortes eléctricos.

«Hemos venido administrando una situación muy grave porque el golpe afectó la capacidad de generación desde Guri al resto del país», dijo el mandatario socialista al reiterar que las fallas han sido causadas por «ataques terroristas» en lo que ha llamado «una guerra eléctrica».

Publicidad

Maduro no aclaró cómo funcionarán los racionamientos.

«El plan de 30 días de administración de carga ya entró en vigencia este domingo 31 de marzo», remarcó.

Cabe recordar, que diversas protestas se registraron ayer en Caracas en una expresión de hartazgo por los extensos apagones vividos durante marzo en buena parte del país petrolero.

Algunas de las manifestaciones fueron reprimidas por grupos de civiles armados aliados al gobierno socialista.