La cita para iniciar la décimo séptima cumbre de los Países No Alineados en Isla Margarita, Venezuela, fue la plazoleta que preside la nueva estatua Hugo Chávez.

Entre las 120 delegaciones se destaca la presencia del presidente de Irán, Hasan Rouhani, el de Palestina, Mahmud Abás y Robert Mugabe, de Zimbabue. Todos estos líderes rebeldes del mundo respaldaron en su primer acto público la revolución bolivariana cuando ésta pasa su peor crisis.

El presidente Rouhani, quien por primera vez pisa suelo venezolano, le entregó a Nicolás Maduro el martillo que simboliza el mando del movimiento por los próximos tres años.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que “tengan la seguridad que este mando que ustedes nos han dado será usado con firmeza y lealtad para la causa de nuestro pueblo”.

Publicidad

Es la primera vez que Venezuela asume las riendas del movimiento, fundado hace 55 años con naciones de África, Asia, Europa Oriental, América Latina y el Caribe.