El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro degradó a 24 militares y 11 de ellos fueron expulsados de las Fuerzas Armadas por manifestar públicamente su descontento con el Gobierno, lo que según consideró el jefe del Estado, incita a la rebelión.

Mediante un decreto publicado en la Gaceta Oficial de Venezuela, el Gobierno informó que junto con la pérdida de condecoraciones, 24 militares fueron degradados de su grado dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y 11 de ellos fueron expulsados.

En el decreto se les acusa de haber «atentado contra la libertad y la independencia de la Nación, y haber hecho uso indebido desmesurado y desproporcional de armas de guerra poniendo en peligro la independencia y soberanía de la Nación».

La medida, que ya había sido aplicada por Nicolás Maduro en 2016 contra militares incursos en delitos de tráfico de drogas, en esta ocasión se aplica, según el documento, por haber intentado por medios violentos cambiar la forma republicana de la Nación.