Catalogado como “el funeral del siglo”, las exequias de la Reina Isabel II han logrado impactar cada rincón del mundo y con ello lograr la asistencia de más de 100 dignatarios extranjeros y otras personalidades que estarán el lunes en las honras fúnebres.

Entre ellos, el presidente estadounidense Joe Biden, el rey Felipe VI de España y su padre, el rey emérito Juan Carlos I. También confirmaron ya su presencia el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y representantes de varios países latinoamericanos.

Le puede interesar: Emoción contenida o llanto abierto, pero sobre todo respeto: Británicos se despiden de la reina Isabel II

Sin embargo, los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y Nicaragua, Daniel Ortega, no fueron invitados, precisó una fuente gubernamental a la agencia británica Press Association, sumándose a otros como el presidente ruso Vladímir Putin y su homólogo bielorruso.

El entierro de la soberana que vio pasar a 15 primeros ministros –el primero, Winston Churchill, nacido en 1874, y la actual, Liz Truss, nacida en 1975– tendrá lugar el mismo día en Windsor en una ceremonia privada en el castillo de Windsor, confirmando el fin de una era.

Su hijo, Carlos III se instala poco a poco en el poder, con una aparente mejora de su baja popularidad.

Le recomendamos leer: Colombia junto a países de la ONU, firman carta de condena al régimen de Daniel Ortega

No obstante, sus primeros pasos no están exentos de polémica, la última durante su visita el martes a Irlanda del Norte, en el marco de una gira por las cuatro naciones del Reino Unido, que el lunes lo vio en Escocia y el viernes lo llevará a Gales.

Las imágenes mostraron como el rey perdía los nervios con una pluma que parecía perder tinta. “¡Oh, dios, lo odio! (…) No puedo soportar esa maldita cosa”, dijo el monarca, reputado por su carácter caprichoso.