El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que el problema de la malaria es un asunto serio e indicó que llegaron al país, procedentes de la India, las medicinas para combatir la enfermedad. 

Indicó además, a través del canal estatal VTV, que trató de comprar la medicina en Colombia, pero «el presidente Juan Manuel Santos se opuso» y «embargó las medicinas contra la malaria». 

«Fuimos a comprarlas a la India, las conseguimos», añadió. 

El jefe de Estado venezolano afirmó que lo que originó este «problema serio de malaria fue la explotación de las minas» en Bolívar, y por ende, ordenó al gobernador de ese estado, Justo Noguera Pietri, coordinar las acciones para combatir la enfermedad.

El pasado 2 de febrero la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó del aumento de la malaria en Venezuela y otros cuatro países.

Asimismo, el Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional notificó a la OPS que entre la semana 1 y 42 de 2017 se registraron 319.765 casos de malaria, un aumento respecto a los 240.613 casos reportados por el Ministerio de Salud en 2016.

El Parlamento venezolano decretó emergencia sanitaria en noviembre de 2017, debido a que, según sus registros, los casos de malaria superaron los 206.000 en solo 10 meses y a la previsión de que la cifra de enfermos se duplicara a nivel nacional por la escasez de medicamentos.