El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó como una «acción extravagantemente extremista» y «vulgar» la a acusación que hizo este jueves EE.UU. contra él y una decena de sus altos colaboradores por presunto narcotráfico, lavado de dinero y terrorismo.

«El Gobierno de Donald Trump en una acción extravagantemente extremista, vulgar, lanzó un conjunto de acusaciones falsas», sostuvo Maduro en declaraciones ofrecidas desde el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas.

El mandatario estuvo acompañado del presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, y el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, dos de las 14 figuras del chavismo a las que las autoridades de EE.UU. investiga por cargos por narcotráfico, lavado de dinero y terrorismo.

Señaló que, «como unos cowboys racistas del siglo XIX, le ponen precio a la cabeza de unos revolucionarios que estamos dispuestos a combatirlos en todos los terrenos».

A juicio de Maduro, la acusación de Estados Unidos «es un acto de locura» del que saldrá «dañado» el presidente estadounidense, Donald Trump.

«Nosotros tenemos nuestra moral intacta, Venezuela tiene el récord del combate contra el narcotráfico en los últimos 15 años desde que echamos a la DEA (Administración para el Control de Drogas) de aquí», concluyó.

Maduro reiteró su denuncia a un supuesto plan violento que se organiza en suelo colombiano y bajo las órdenes de Estados Unidos para atacar a Venezuela, por lo que llamó a las autoridades militares venezolanas a estar atentos para contener esos posibles ataques.

«Alerta, preparados para el combate donde haga falta, cuando haga falta y con toda la capacidad de combate que haga falta, ¿entendido? Entendido. Estamos listos para el combate, no somos cobardes, somos guerreros, queremos la paz, pero estamos listos para el combate», aseguró.