Una mesera salvó a un niño de 11 años maltratado por sus padres, luego de que discretamente le mostrara una nota en la que le preguntaba si estaba bien y luego consiguiendo que le diera una señal.

El nombre de la camarera es Flaviane Carvalho, quien escribió en un papel: «¿Necesitas ayuda? Ok» y se lo mostró al niño después de que ella notó que su familia le negaba la comida.

Al niño le prohibían pedir algo para comer en el restaurante Mr. Potato en la ciudad de Orlando, Florida (EE.UU.).

Carvalho se paró detrás de la madre del niño, Kristen Swann, y el padrastro Timothy Wilson, para que no la vieran, luego levantó la nota.

El pequeño le indicó que sí, lo que la llevó a marcar al 911, recibiendo apoyo de la policía de Orlando.

Vivía una tortura

Publicidad

El niño detalló la supuesta tortura que había sufrido. Un portavoz de la policía de Orlando explicó:

«Dijo que le ataron correas de trinquete alrededor de los tobillos y el cuello, y que lo colgaron boca abajo de una puerta. Dijo que lo golpearon con una escoba de madera, lo esposaron y ataron a una gran plataforma rodante», explicó uno miembro de la autoridad.

Además, el menor también dijo que no podía comer de forma regular como castigo.

En efecto, en el Hospital de Niños Arnold Palmer descubrieron el alcance de sus heridas.

Tenía cubierto un lado de su cara, tanto los párpados como los lóbulos de las orejas, porque estaban manchados y amoratados.

«Los moretones en su brazo le hacían dolor al arremangarse», dijo la detective Erin Lawler al medio Orlando Sentinel.

La misma oficial dijo que no se podía definir como «abuso» a lo que consideraba «una tortura».

El castigo para los padres

Wilson de 34 años, posteriormente fue acusado de abuso infantil. Mientras que Swann de 31 años fue acusada de negligencia.

A la madre se le culpó por no denunciar el abuso de Wilson, ya que nunca trató de detenerlo ni de obtener atención médica para su hijo.

La policía de Orlando elogió a Carvalho por salvar al niño de sus presuntos abusadores. Un portavoz le dijo a Fox35 :

«Al decir algo cuando vio algo, la Sra. Carvalho mostró coraje y cariño por un niño que nunca había conocido antes, y estamos orgullosos de que alguien como ella  viva y trabaje en nuestra comunidad».