Rodeado de una multitud en la ciudad de Indianápolis, el mandatario estadounidense Donald Trump anunció un ambicioso plan de reformas fiscales.

El proyecto señala una reducción drástica de impuestos  que  las empresas pagan al gobierno, que pasaría del 35% actual al 20 %.

También plantea reducir  de siete a tres las categorías de pago de impuestos a la renta que representarían un 12 %, un 25 % y un 35 % de los ingresos del contribuyente. Esta medida ha sido fuertemente criticada, pues beneficiaría especialmente  a los ricos.

Por otro lado, las pequeñas y medianas empresas verán una reducción del 25% en el impuesto de sociedades.

Para el presidente Trump estas medidas mejorarán la economía del país.

“Bajo nuestro marco, reduciremos drásticamente la tasa impositiva de las empresas para que las empresas estadounidenses y los trabajadores estadounidenses puedan vencer a nuestros competidores extranjeros y empezar a ganar de nuevo” sostuvo el mandatario estadounidense.

Lo que Trump no explicó, es cómo se financiarán esos notorios recortes que supondrían billones de dólares en pérdidas para el Gobierno.

Publicidad

Con esta reforma Tributaria, el mandatario busca reponerse de su fracaso en el Congreso donde no logró sustituir ni reformar el Obamacare  y desviar un poco la atención, sobre el uso de servidores privados por parte de sus funcionarios para tratar asuntos oficiales. 

NURY ROJAS – CM&