Una marea humana invadió las calles de Ahvaz este domingo por la noche para rendir homenaje al general iraní Qasem Soleimani, quien murió el viernes en un ataque estadounidense en Irak.

El cuerpo de Soleimani llegó antes del amanecer al aeropuerto de esta ciudad del sudoeste de Irán de fuerte minoría árabe, según la agencia semioficial Isna.

La televisión estatal, que retransmitió en directo y colocó una franja negra en el ángulo superior izquierdo de la pantalla, mostró una marea humana que se acercó al centro de Ahvaz a llorar al militar más popular de Irán.

La movilización en esta ciudad, capital de Juzestán, provincia mártir durante la guerra Irán-Irak (1980-1988) en la que Soleimani comenzó a brillar, marca el inicio de tres días de ceremonias en su honor en su país natal, tras las que tuvieron lugar el sábado en Irak.

Está previsto que el homenaje nacional continúe en Teherán, Mashhad (noreste) y Qom (centro) hasta el entierro el martes en su ciudad natal Kerman (sudeste).

Reunida en la plaza Mollavi y varias calles alrededor, la multitud de Ahvaz agitó banderas rojas (color de la sangre de los «mártires»), verdes (color del islam) y blancas acompañadas de frases religiosas, así como retratos del general que comandaba la fuerza Al Quds, unidad de élite de los Guardianes de la Revolución a cargo de las operaciones exteriores de la República Islámica.

La agencia Isna habló de una multitud «incontable», la agencia Mehr -cercana a las ultraconservadores-, de una «número increíble» de participantes, y la televisión estatal de una «multitud gloriosa».