Un marinero estadounidense asesinó en las últimas horas a dos personas y dejó herida de bala a una tercera antes de suicidarse en un tiroteo en la base naval de Pearl Harbor, Hawái (EE. UU.).

El tiroteo ocurrió sobre las 2:30 de la tarde de este miércoles (hora local) y provocó el cierre de la base, dos horas más tarde las autoridades daban el incidente por concluido y reabrieron las puertas de la instalación militar.

En un principio, las autoridades informaron que las tres víctimas habían resultado heridas, pero dos de ellas murieron a causa de esas heridas.

Las dos personas asesinadas eran civiles que trabajaban para el Pentágono. El herido, también civil, está hospitalizado y en condición estable, según un portavoz militar.

Las autoridades no detallaron por ahora posibles motivos del autor del tiroteo ni si el ataque fue planificado.

Un funcionario de la ciudad de Honolulu (en cuyos límites está Pear Harbor) citado por The Washington Post detalló que el tiroteo ocurrió en uno de los cuatro muelles secos de los astilleros de la base, utilizados habitualmente para la reparación de navíos.

Al mismo tiempo indicó que en esos muelles suelen trabajar civiles empleados por el Departamento de Defensa.

Publicidad

Mientras tanto, el gobernador de Hawai, el demócrata David Ige, lamentó el hecho y aseguró que la Casa Blanca ya le ha ofrecido asistencia de las agencias federales.

Aunque no tan habituales como los tiroteos masivos en el resto del país, los ataques dentro de bases militares ocurren ocasionalmente en Estados Unidos.

En la base de Fort Hood (Texas), tuvo lugar un tiroteo en 2009 que dejó 13 muertos (entre ellos una mujer embarazada), mientras que en 2014 una serie de ataques en esas mismas instalaciones se cobraron la vida de cuatro personas.