La primera ministra británica, Theresa May, sufrió una segunda derrota en el Parlamento en relación con la salida de la Unión Europea, tras la enmienda aprobada para limitar la posibilidad de un Brexit sin acuerdo.

Por 308 votos a favor y 297 en contra, los diputados aprobaron una segunda enmienda que obliga al gobierno a presentar su plan alternativo en un plazo de tres días, en lugar de los 21 actuales, si el acuerdo con Bruselas es rechazado en la histórica votación del próximo martes.