Los demócratas lograron su mayor victoria electoral desde el escándalo de ‘Watergate’ en 1974, tras confirmarse la derrota de los republicanos en el estado de California

Esto tras veinte días de la celebración de las elecciones legislativas en Estados Unidos, finalizó el recuento para adjudicar el último escaño de la Cámara de Representantes que quedaba pendiente.

La derrota del republicano David Valadao, por apenas 591 votos ante el aspirante demócrata, TJ Cox, en California, certificó el mayor fracaso de los conservadores en unas legislativas desde el escándalo de Watergate, hace más de cuatro décadas.

El monumental fiasco Republicano en estos comicios es especialmente simbólico en California, que tiene la delegación más grande de la Cámara de Representantes con 53 escaños de los 435, de los cuales solo siete quedaron bajo el control de los conservadores, que ahora son fuerza irrelevante en el estado más poblado y rico del país.

Con estos resultados definitivos, los demócratas se queda con 235 asientos, sobre los 200 conseguidos por los republicanos que perdieron 40 representantes en estas elecciones.