En los últimos días se ha hecho viral un video en el que evidencia a un menor con lágrimas en los ojos y en medio de una zona desértica de Texas pidiendo ayuda.

“Yo venía con un grupo, me dejaron botado y no sé dónde están”, dijo entre llanto el pequeño a un automovilista que se encontraba en la zona. “Me pueden robar, secuestrar. Tengo miedo”, aseguró.

Según la publicación en redes sociales, el conductor del vehículo se trataba de un agente de la patrulla fronteriza que estaba fuera de turno y se dirigía a su casa.

Le puede interesar: Colombia, entre los países más afectados por tercera ola de coronavirus

El pequeño, de entre 10 y 12 años, sobrevivió durante toda la noche en una zona del desierto donde abundan las víboras de cascabel y animales salvajes.