En Canadá, cientos de médicos están pidiendo que no les aumenten el salario alegando que sus honorarios son bastante altos y que otros sectores de la salud necesitan más el dinero.

Ese es el dilema por el atraviesan 700 doctores, residentes y estudiantes de medicina canadienses, agremiados en el grupo de Médicos de Quebec por el Régimen Público.

La organización suscribió una petición el 25 de febrero instando a las autoridades a cancelar los incrementos pactados por las federaciones médicas.

Los galenos, que ganan más de 400.000 dólares anuales, resaltan lo injusto que resultaría que sus pagas subieran mientras que otros de los trabajadores de los centros hospitalarios del Estado, como enfermeras, camilleros o instrumentadores, tienen salarios muy bajos.

También aseguran que esta situación es contradictoria debido a que los pacientes constantemente tienen que lidiar con la falta de acceso a los servicios médicos por los drásticos recortes en el presupuesto destinado a la salud pública en los últimos años.