Desempleados y golpeados emocionalmente, médicos nicaragüenses despedidos del sistema público de salud por reclamar equipos de bioseguridad y criticar el manejo de la pandemia por el Gobierno del presidente Daniel Ortega, siguen en la primera línea luchando contra la covid-19 casi sin recursos.

«La sala de mi casa la convertí en un consultorio, el costo de la consulta es de acuerdo a las posibilidades de la gente, a veces no cobro», dijo a la AFP Gustavo Méndez, médico de 61 años.

«A los (pacientes) covid-19 los atiendo por teléfono, según los protocolos establecidos para cada fase de la enfermedad», explicó. Su servicio no incluye el tratamiento ni exámenes de altos costos, que debe cubrir el paciente, señaló Méndez, con más de 30 años de experiencia.

«He recuperado a tres pacientes de covid-19, dos de 40 años y uno de 83», dice con orgullo el médico, que se especializó en hemato oncología pediátrica en España e Italia.

Méndez es uno entre los más de 15 médicos despedidos del sistema de salud público, luego de apoyar una carta de denuncia firmada por unas 30 asociaciones, en reclamo por la falta de equipos de protección en los hospitales, y otra en la que recomendaban medidas de contención a la pandemia, entre ellas una cuarentena.

El despido de médicos es el centro de polémica en medio de la expansión de la covid-19, en un país de 6,2 millones de habitantes, con un sistema de salud cuyos hospitales, según las asociaciones médicas, están «colapsados», y carecen de medicinas y productos esenciales para afrontar al virus.

Además, denuncian que decenas de médicos y trabajadores de la salud se han contagiado de covid-19, con un saldo importante de médicos, enfermeras y técnicos fallecidos.

Las medidas del Gobierno para contener el virus son «un poco flojas», según Méndez. «Nunca dan datos reales sobre la pandemia y los médicos tienen prohibido poner covid-19 en los certificados de defunción; deben poner neumonía atípica o cualquier otro causa», añadió.

El Ministerio de Salud registró esta semana 2.519 contagios y 83 muertes; en tanto el Observatorio Ciudadano, una red de médicos y otros miembros de la sociedad civil, reporta hasta el 24 de junio 6.775 casos y 1.878 muertes sospechosas o asociadas a la pandemia.