Axel Foster, un menor de cuatro años en Oklahoma (Estados Unidos), perdió uno de sus brazos tras intentar acariciar a uno de los cachorros pitbull de su abuela, el cual le mordió el brazo y se lo arrancó.

Cuando los socorristas llegaron al lugar, encontraron a Axel con su abuela, sin su brazo derecho desde el hombro hacia abajo. De inmediato le realizaron un torniquete e iniciaron la búsqueda del brazo para intentar salvarlo.

“El brazo del niño todavía estaba en el corral (…) Pude ver el brazo adentro, y uno de los cachorros estaba tratando de morderlo”, afirmaron las autoridades.

Le puede interesar: EE. UU. desclasifica más de mil documentos secretos sobre la muerte de Kennedy

Por lo anterior, cuando intentaron recuperar el brazo, uno de los perros pitbull adultos se tornó agresivo, por lo que fue asesinado a tiros.

“He visto mordeduras de perros en el pasado y he experimentado mordeduras de perros bastante brutales con los niños, pero nunca una amputación completa”, aseguró el jefe del Departamento de Policía de la ciudad de Tecumseh, JR Kidney.

Posteriormente, Axel fue llevado a urgencias, donde sin éxito, los cirujanos intentaron colocarle de nuevo el brazo.

Vea también: Primeras publicaciones de Mauricio Leal en redes se las dedicó a Cristina Hurtado

“Corrimos al hospital (…) cuando llegamos allí, las enfermeras confirmaron que su brazo estaba desmembrado de su cuerpo”, afirmó su madre Destiny McDow.

Por último, las autoridades investigan si Axel estaba supervisado en el momento del ataque. De no ser así, los abuelos podrían enfrentar cargos por negligencia.

“¿Qué tipo de Navidad va a tener este niño ahora? ¿Qué tipo de vida, en general, va a tener este niño ahora? (…)  Se supone que es la época más feliz y alegre del año, y tienen esta tragedia en sus manos”, aseguró el jede de la Policía.