La canciller alemana, Angela Merkel, es partidaria de un nuevo cierre de la vida pública alemana, de corta duración pero con normas de actuación unitarias para todo el país, informaron fuentes de su gobierno.

El descenso en la incidencia registrado durante la Semana Santa no es un indicador fiable, afirmó la viceportavoz del gobierno, Ulrike Demmer, ya que en festivos se realizan menos tests. En cambio, sí está claro que han ido en aumento los pacientes en unidades de cuidados intensivos, lo que es “un lenguaje muy claro”.

Le puede interesar: Estos serían los requisitos para que los privados puedan importar vacunas contra el COVID-19

La declaración de la portavoz de Merkel supone un apoyo a la propuesta del líder de su Unión Cristianodemócrata (CDU), Armin Laschet, a favor de un nuevo cierre de la vida pública en todo el país y mientras se avanza en la campaña de vacunación.

Laschet propuso avanzar a esta semana una reunión entre Merkel y los líderes regionales, cuestión que, sin embargo, no ha prosperado. La próxima cita entre la canciller y los “Länder” está programada para el próximo lunes.

Publicidad

Vea también: En Cartagena, la población se rehúsa a recibir dosis de la vacuna AstraZeneca