Este lunes, la canciller alemana Angela Merkel, se mostró preocupada ante la posibilidad de que los alemanes se relajen frente a las restricciones adoptadas para frenar la pandemia del COVID-19.

Alemania inició este lunes un levantamiento parcial de las medidas de restricción, como la reapertura de comercios de menos de 800 metros cuadrados. Pero las concentraciones de más de dos personas siguen estando prohibidas y se debe cumplir con una distancia mínima de un metro y medio en los lugares públicos.

La canciller también manifestó sentirse “muy preocupada” por el creciente incumplimiento, a su parecer, de las reglas de distanciamiento social. De acuerdo con estos miembros de la CDU, Merkel habría lamentado que solo se hable del levantamiento de las restricciones.

“Lo que importa ahora es la evolución de la situación hasta el 30 de abril, fecha en la que expiran las normas de protección actuales”, declaró.

Además, añadió que habría que esperar probablemente hasta el 8 o 9 de mayo para saber si, además de la reapertura progresiva de las escuelas prevista para el 4 de mayo, se pueden levantar otras restricciones.

Hasta el momento, Alemania cuenta con 141.672 casos oficialmente documentados de coronavirus y 4.404 muertos, según un recuento del instituto Robert Koch.