El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió en la Casa Blanca a la canciller alemana, Angela Merkel, en una corta visita centrada en tratar dos temas de extrema sensibilidad: las crecientes tensiones comerciales entre ambos países y el acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015.

En marzo, Estados Unidos impuso aranceles a las importaciones de acero y aluminio aunque adoptó una exención temporaria a la Unión Europea, por lo que ahora Merkel intenta convencer a Trump de que esta exención sea permanente.

Publicidad

El segundo punto crítico en la agenda es el acuerdo que en 2015 firmaron Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, China y Rusia, con Irán, para acabar con su programa nuclear. 

Los países firmantes han criticado la intención de Trump de abandonar ese acuerdo, del que Merkel señaló que aunque no es perfecto, cualquier cosa es mejor que no tenerlo e indicó que seguirá en conversaciones muy cercanas con Estados Unidos sobre el asunto.