Un terremoto de magnitud 6 con epicentro en el estado de Oaxaca, en el sur de México, sorprendió en plena madrugada a los mexicanos, quienes el viernes pasado vivieron un susto por un sismo de 7,2.

El Servicio Sismológico Nacional informó que el temblor se registró minutos antes de la 1 de la mañana y su epicentro se localizó 32 kilómetros al sureste de Pinotepa Nacional a 10 kilómetros de profundidad.

Los habitantes de Ciudad de México salieron en pijama de sus viviendas tras la activación de la alerta. El temblor se sintió sobre todo en los edificios altos de la urbe.

Publicidad

Esta es la más fuerte de las más de 2.000 réplicas del sismo de magnitud 7,2 ocurrido el pasado 16 de febrero que dejó un saldo de dos heridos, un millar de casas dañadas en Oaxaca y un millón de personas sin servicio eléctrico.

Con este terremoto, los mexicanos revivieron la tragedia generada por los terremotos del 7 y 19 septiembre de 2017, que dejaron un saldo de 471 muertos, millones de damnificados y daños parciales o totales en 184.000 viviendas a lo largo y ancho del país.