El acuerdo para producir una eventual vacuna contra la COVID-19 del laboratorio AstraZeneca en México y Argentina, permitirá adelantar un año su disponibilidad en América Latina.

El acuerdo fue anunciado en Buenos Aires por el presidente Alberto Fernández y más tarde el canciller mexicano Marcelo Ebrard celebró que América Latina podrá tener acceso a la «vacuna puntera» al ser el proyecto de AstraZeneca y la Universidad de Oxford uno de los más sólidos y avanzados.

«La idea de este acuerdo es ahorrarnos un año de tiempo para que América Latina pueda tener esta vacuna«, dijo a la AFP Arturo Elías Ayub, vocero de Carlos Slim.

América Latina, excepto Brasil, podrá acceder «al mismo tiempo que los países desarrollados a una vacuna efectiva y a un precio que no contempla lucro porque fue la condición que puso Oxford», dijo de su lado Ebrard a la cadena Televisa.

Elías Ayub explicó que la fundación del magnate de las telecomunicaciones ya está destinando recursos financieros al proceso y que ya se negoció con dos laboratorios, uno en cada país, la producción de la potencial vacuna.

Con el financiamiento de la Fundación Slim, según explicó Fernández, se conseguiría una vacuna «a precios más razonables», de entre 3 y 4 dólares.

Publicidad

De concluir con éxito los ensayos clínicos, se espera que las primeras de las entre 150 y 250 dosis que se producirán se empiecen a distribuir en el primer semestre de 2021.