El primer mandatario brasilero, Michel Temer, recibió este martes con honores militares al presidente de la República, Juan Manuel Santos, con el que se reunirá para analizar las relaciones comerciales bilaterales, la cooperación en defensa y medioambiente y el impacto del flujo migratorio procedente de Venezuela.

Santos, que arribó en las últimas horas a Brasilia, participó a primera hora en un seminario que congregó a empresarios de ambos países y después se dirigió al Palacio presidencial de Planalto, sede del gobierno brasileño.

Posteriormente, subió una rampa que le condujo a la primera planta del Palacio, donde Temer le recibió con un apretón de manos junto con el canciller brasileño, Aloysio Nunes y su homóloga colombiana, María Ángela Holguín.

El jefe de Estado colombiano, cuyo mandato concluye el próximo siete de agosto, cuando entregará el cargo al vencedor de las elecciones previstas para finales de mayo, pasó revista a las tropas de un batallón de Dragones de la Independencia, guardia de honor de la presidencia brasileña.

Los dos gobernantes se dirigieron a las dependencias de la sede gubernamental, donde mantendrán una reunión para tratar diversos puntos de la agenda bilateral. Entre los temas a tratar están el comercio, las inversiones, la cooperación en agricultura familiar y la seguridad en la frontera.

El comercio bilateral entre los dos países creció el 25 % en 2017 hasta alcanzar los 3.900 millones de dólares, con un superávit para Brasil de aproximadamente 1.000 millones de dólares, de acuerdo a datos de la Cancillería.

En la reunión Temer y Santos discutirán la aproximación entre el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú) y la crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela.

Los jefes de Estado analizarán el impacto del intenso flujo de inmigrantes llegados desde el vecino país y que han obligado a ambas naciones a tomar medidas de carácter humanitario.

En Colombia se calcula que en los últimos dos años han ingresado más de 500.000 venezolanos, mientras que esa cifra en Brasil se eleva a unos 40.000, de acuerdo con datos oficiales.

La mayoría de los venezolanos que optaron por Brasil, entraron por el estado de Roraima, uno de las regiones más empobrecidas del país y cuyos servicios públicos se vieron desbordados ante el alto flujo de inmigrantes durante los últimos meses.

Temer y Santos participarán en un acto en el que serán firmados acuerdos bilaterales para después dirigirse al Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería brasileña, donde será ofrecido un almuerzo en honor al jefe de Estado colombiano.

Finalmente, Santos participará en la conferencia «El Poder de la inversión en la primera infancia para el desarrollo con equidad».