Una docena de migrantes centroamericanos intentaron cruzar la frontera que divide México y Estados Unidos, saltando la valla de forma irregular, como una de las tantas medidas desesperadas que han optado para poder ingresar a territorio estadounidense.

Sin embargo, una vez lograron cruzar del otro lado, los caminantes fueron acorralados por agentes de la patrulla fronteriza que observaban a la distancia como se burlaban el muro divisorio.

Estados Unidos ha reiterado que no permitirá el ingreso de los viajeros a la nación norteamericana, motivo por el cual ha ordenado el despliegue de miles de soldados a la frontera y a extendido hasta finales de enero su permanecía en esa zona.