Más de 2.000 migrantes venezolanos volvieron a su país en los últimos dos días a través de Colombia y se espera que otros miles les sigan en medio de la crisis socioeconómica desatada por la pandemia de Covid-19, afirmó en las últimas horas un influyente líder del gobernante chavismo.

«En las últimas 48 horas, después que se decretó la cuarentena para todo el que entre desde Colombia, han ingresado 2.135 venezolanos», informó Freddy Bernal, autoridad designada por el presidente Nicolás Maduro para Táchira, estado fronterizo con la ciudad de Cúcuta.

Bernal subrayó que se espera una «avalancha» de regresos, en declaraciones transmitidas por la televisión gubernamental.

Al mismo tiempo indicó que entre 3.000 y 5.000 personas vienen a Venezuela desde Perú y Ecuador atravesando Colombia, que el fin de semana activó un corredor humanitario para que los venezolanos pudieran pasar a su país.

Colombia ha recibido casi 2 millones de venezolanos de los 4,9 millones que han salido desde finales de 2015 movidos por la peor crisis de la otrora potencia petrolera en su historia reciente, según la ONU.

«Se dirigen hacia la frontera y nos estamos preparando para la llegada de esa avalancha humana con toda una infraestructura», agregó Bernal.

Estos ciudadanos que regresaron han sido ubicados en ocho puntos de «atención social integral» instalados en escuelas y liceos de San Antonio del Táchira, población limítrofe con Colombia.

Una vez llegados al país son sometidos a un proceso de «despistaje» de Covid-19 y «van a cuarentena por 15 días», recalcó el dirigente oficialista.

Desde el 13 de marzo el gobierno de Venezuela ha informado de 165 casos de coronavirus y siete muertes.

Los migrantes venezolanos, que salieron obligados por debacle y retornan ahora por la pandemia, son sometidos a un «protocolo» que incluye la «desinfección con hipoclorito», el chequeo de la temperatura y una prueba rápida para descartar Covid-19.

Nicolás Maduro, que estima en 15.000 las personas que llegarán en las próximas semanas por la frontera colombiana, ha señalado que migrantes venezolanos han sufrido «maltrato» y «xenofobia» en medio de la pandemia y asegura que una vez en Venezuela reciben atención médica «gratuita».

El pasado lunes un toque de queda nocturno fue decretado en las poblaciones donde están los dos principales pasos fronterizos con Colombia, alegando que grupos violentos intentan cruzarlos mezclándose con los venezolanos que regresan por la pandemia.