En la central de autobuses de Monterrey, México, los migrantes exigen la venta de boletos para poder salir de esa zona, esta sería la razón por la que un numeroso grupo de personas se cosió la boca.
Según medios locales, alrededor de 7 personas de nacionalidad venezolana se cosieron los labios, entre este grupo hay una mujer en estado de embarazo.
En horas de la mañana, en Nuevo León, Monterrey, un numeroso grupo de personas solicitó que se les vendieran boletos con destino a Piedras Negras, Coahuila, para, posteriormente, continuar con el camino hacia la frontera con los Estados Unidos.
Sumado a esto, también se afirmó que los migrantes amenazaron con cerrar el paso a los buses si los boletos no les eran vendidos
Por esta situación de orden público, la policía de monterrey acudió al lugar para incrementar la seguridad.