Miles de personas salieron a las calles de la capital rusa y coreando consignas contra el presidente ruso, Vladímir Putin, pidiendo a las autoridades que desbloqueen el acceso a la popular aplicación de mensajería instantánea Telegram.

Los manifestantes lanzaron aviones de papel, en referencia al logotipo de la aplicación.

Rusia comenzó a bloquear Telegram el 16 de abril después de que la aplicación se negó a cumplir con una orden judicial para otorgar a los servicios de seguridad del Estado acceso a los mensajes cifrados de sus usuarios.

El servicio de Seguridad Federal FSB sostiene que necesita acceder a algunos de esos mensajes para su trabajo, que incluye protegerse contra los ataques de los militantes. En el proceso de bloqueo de la aplicación, el vigilante estatal Roskomnadzor también cortó el acceso a muchos otros sitios web.