Mario Palacios, un colombiano inculpado en Estados Unidos por su presunta participación en el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moise, se declaró no culpable de los delitos imputados este lunes en una corte federal de Miami, en Florida.

El militar retirado, de 43 años, está acusado de participar “en un complot para secuestrar o asesinar” a Moise el pasado 7 de julio, según el Departamento de Justicia estadounidense.

También puedes leer: Corte Suprema llama a indagatoria al representante de Cambio Radical Erwin Arias

La Fiscalía lo considera sospechoso de integrar un grupo de unos 20 hombres que mató al presidente de Haití en su residencia de Puerto Príncipe.

El 3 de enero, la policía lo detuvo en Panamá, durante una escala en un vuelo procedente de Jamaica, y fue extraditado a Estados Unidos.

La ley estadounidense se aplica en este caso porque parte del plan para asesinar a Moise fue organizado supuestamente en Florida por ciudadanos haitianos-estadounidenses.

Le puede interesar: Fiscalía acusa a tres policías por homicidios durante protestas en el país

Palacios se declaró no culpable tras asistir a la lectura de los cargos en su contra.

La Fiscalía estadounidense asegura que el complot contra Moise “se centró inicialmente en secuestrar al presidente”, pero “acabó derivando en un plan de asesinato”.

Otro sospechoso en el asesinato de Moise, el haitiano-chileno Rodolphe Jaar, de 49 años, fue inculpado el 20 de enero en Miami por los mismos cargos que Palacios.

Lea también: Ofrecen $20 millones de recompensa por asesinos de Miller Stiven Falla

En el caso de Jaar, la República Dominicana lo extraditó a Estados Unidos tras deneterlo el 7 de enero en su territorio.

Si Palacios y Jaar son declarados culpable, se exponen a una pena máxima de cadena perpetua.

Más de 40 personas, entre ellas 15 colombianos y estadounidenses de origen haitiano, han sido detenidas en relación con la investigación.

Quedan, sin embargo, muchos interrogantes sobre los motivos del asesinato, que ha sumido aún más en la incertidumbre a Haití, un país asolado por la pobreza, la inseguridad y la corrupción.