Las autoridades de Maryland, EE.UU., anunciaron un acuerdo por 20 millones de dólares a favor de la familia de un afroamericano asesinado por la policía.

El acuerdo se logró entre las autoridades del condado de Prince George y los familiares de William Green, de 43 años y de Washington DC.

Green, fue asesinado a tiros el 27 de enero mientras estaba esposado en el asiento delantero de un vehículo policial.

Por estos sucesos, el agente Michael Owen, un veterano que llevaba 10 años en la policía, fue detenido al día siguiente del suceso y espera juicio acusado de asesinato en segundo grado, homicidio involuntario y agresión.

Green, que murió de seis disparos y tenía las manos esposadas en la espalda, había sido detenido por un agente por una infracción de tráfico y el policía sospechó que podía estar bajo la influencia de alguna droga.

Publicidad

En nombre de la familia de la víctima, el abogado William Murphy dijo a los medios locales que está satisfecho con este «acuerdo histórico«, porque muestra que «las vidas de los negros importan«.

El agente no llevaba una cámara cuando se produjo el incidente, pero antes incluso de que fuera detenido, sus supervisores dijeron que no podían encontrar una «explicación razonable» sobre por qué Owen le disparó a Green.

Las compensaciones por el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía en la detención de afroamericanos causan en Estados Unidos protestas contra la brutalidad policial.

Pese a las compensaciones económicas, este tipo de casos exacerba los ánimos y genera protestas contra los abusos policiales que en algunos casos se vuelven violentos.