El grupo farmacéutico estadounidense Pfizer calcula que las ventas de su vacuna contra el COVID-19, alcanzarán unos ingresos de 15.000 millones de dólares en todo 2021, una suma enorme que podría aumentar si el laboratorio firma nuevos contratos de entrega.

Si se confirman sus previsiones, esa vacuna sería una de las más rentables de la historia de la industria farmacéutica. Pfizer, que desveló este martes sus resultados trimestrales, espera obtener con ese producto unos beneficios antes de impuestos de entre el 25 y el 30%.

En el cuarto trimestre de 2020, la compañía vendió vacunas por 154 millones de dólares, tras el visto bueno de las autoridades sanitarias en varios países a finales de 2020.

Pfizer, que dio el mes pasado una primera estimación de su beneficio por acción ajustado, lo revisó al alza tras nuevos cálculos sobre sus ingresos potenciales con la vacuna.

Publicidad

Ahora espera obtener un beneficio por acción ajustado de entre 3,10 y 3,20 dólares, frente a la horquilla de entre 3 y 3,10 dólares que anunció en enero.

Ese beneficio es el indicador vigilado por los círculos financieros para medir la rentabilidad de una empresa, ya que no toma en cuenta elementos externos como los impuestos y algunos costes.