Un grupo de científicos estadounidenses tomó muestras que comprueban que, pese a las extremas condiciones climáticas, la vida puede existir allá.