Con tan solo una semana en el cargo, el recién nombrado ministro de Cultura de España, Màxim Huerta, dimitió tras conocerse un fraude fiscal de 218.000 euros.

Màxim Huerta, quien juró como ministro de Cultura y Deporte de España hace una semana y fue blanco de críticas por su poca trayectoria y afinidad con los escenarios deportivos, vuelve a ser protagonista de un escándalo luego de que un diario español revelara que defraudó 218.322 euros a Hacienda, hecho que lo llevó a dimitir de su cargo.

El ahora exministro no pagó impuestos mientras trabajó como presentador de televisión, del año 2006 al 2008, y esto le costó una multa de 366.000 euros; más de 1.230 millones de pesos colombianos.

Durante su comparecencia aseguró que era inocente y que en dicho momento hizo su declaración de renta a través de una sociedad, como estaba permitido.

Huerta se convierte así en ser el primer ministro en durar tan poco tiempo en el cargo desde el inicio de la democracia en España. Pedro Sánchez nombró como nuevo ministro de esta cartera a José Guirao, quien ha tenido experiencia como director de varios museos importantes del país.