El padre del futbolista argentino Emiliano Sala, fallecido en un accidente aéreo en el canal de la Mancha el pasado 21 de enero, murió esta madrugada por una crisis cardíaca.

«La pareja de Horacio (58 años, padre de Emiliano) me llamó a las cinco de la mañana. Los médicos ya estaban ahí. Nunca pudo superar la muerte de Emi», dijo Julio Müller, alcalde de Progreso, pequeño pueblo de la pampa argentina, al norte de Buenos Aires, donde pasó su infancia el jugador.

Publicidad

Sala había sido contratado por el Cardiff (País de Gales, Reino Unido). Volvió a Francia, donde jugaba, el 19 de enero para despedirse de sus antiguos compañeros del FC Nantes y emprendió el viaje de retorno a la capital galesa a bordo de un pequeño avión, que se estrelló en el canal.

Su cuerpo fue localizado a bordo de los restos del aparato, a 67 metros de profundidad, y recuperado el 7 de febrero. Tenía 28 años. El cadáver del piloto no fue hallado.

El futbolista tenía dos hermanos, Romina y Darío. Su funeral se realizó en Progreso y se le rindieron homenajes en canchas de todo el mundo.