Francisco Núñez Olivera, el hombre más longevo del mundo, falleció a los 113 años en su casa de la localidad española de Bienvenida (Badajoz, suroeste), municipio donde hoy será enterrado.

El anciano falleció este lunes en horas de la noche en su hogar, junto a su hija Antonia, de 82 años, confirmó hoy el alcalde de su localidad, quien manifestó que “es una pena para todo el pueblo y todo el mundo”.

En agosto pasado, y tras la muerte del israelí Yisrael Kristal, Francisco Núñez pasó a ser considerado el hombre más viejo del mundo.

Nació y murió en Bienvenida, una localidad de la región de Extremadura con 2.300 habitantes, que tiene a una treintena de vecinos con más de noventa años. El longevo cumplió 113 años el pasado 13 de diciembre, con alegría en su rostro y “satisfecho” de su alma, según reconocía.

El anciano no tenía dolores ni enfermedades, según su hija, y hasta los 104 años paseó por el pueblo, cerca del campo que cultivaba y del que se alimentaba en buena medida. Francisco Núñez tiene aún dos hermanos vivos, uno de 97 años y su hermana, de 93.