En los últimos días la madre británica, Verphy Kudi, se declaró culpable de la muerte de su hija de 20 meses en diciembre de 2019.

Los hechos

En diciembre del 2019 Kudi dejó a su bebé Asiah en su casa para festejar su cumpleaños número 18. No volvió hasta dentro de seis días.

Gracias a las cámaras de seguridad de la zona se evidenció a la joven saliendo del edificio a las 5:40p.m. del 5 de diciembre. Según información de las autoridades, la mujer fue a disfrutar de su cumpleaños en varias fiestas en Londres, Coventry y Solihull.

Seis días después de la celebración, el 11 de diciembre, la madre llegó a su residencia y de manera inmediata llamó a los servicios de emergencia diciendo que su hija no se despertaba. Al llegar la menor al hospital se declaró su muerte.

La autopsia reveló que la menor murió de hambre, estaba deshidratada y también se había resfriado.

La justicia británica decidió iniciar un análisis sobre las falencias en los procesos de asistencia social que no pudieron evitar la muerte de Asiah.